sábado, 23 de julio de 2011

LEYENDAS URBANAS



Vivimos en una era en la que las leyendas urbanas se convierten en noticia un día sí y otro también. Todo el mundo es amigo del primo del sobrino que vio o protagonizó algo que nunca ocurrió. Seguro que esto no os resulta extraño.

Hace un tiempo asistí a  una conferencia sobre televisión y la ponente, una mandamás del sector audiovisual,  habló de los audímetros. Sí, ya sabéis: esos aparatitos instalados de manera arbitraria en algunos hogares españoles que se encargan de medir las audiencias. La propia conferenciante nos confesaba que en el fondo dudaba de su existencia, dado que, trabajando en el medio, nunca los había visto.

Yo os propongo otra leyenda urbana: LUXEMBURGO. ¿Quién ha conocido a alguien de Luxemburgo o ha visto a algún político de allí en televisión? ¿Podéis decirme -sin consultar internet- el nombre de algún grupo musical o de alguna película de origen luxemburgués? Seguro que hemos hecho viajes en los que pasábamos por Luxemburgo, pero ¿alguna vez hemos parado allí? ¿Cómo podemos asegurar que no fue un invento de RENFE para cobrarnos más kilometraje?

Mi compañero Javier me habla de la gran Duquesa de Luxemburgo María Teresa Mestre, pero en su borrachera nobiliaria, se olvida de que esta señora es cubana. El nombre no engaña. No me sirve, pues, como representante de este país.

Todas estas razones me llevan a pensar que Luxemburgo es un invento de Bélgica y Holanda, que a su poco glamoroso  "Be-Ne" le añadieron "Lux" para darle caché al nombre. 
Señores... el Principado de Andorra es pequeño y todos lo conocemos. Por sus balnearios o porque los Sánchez Vicario fijaban su residencia allí para no pagar impuestos. Me da igual, lo conocemos. Y lo mismo ocurre con Teruel.
No os engañéis. Luxemburgo es sólo un producto de marketing, una leyenda urbana más como la del perrito y la mermelada de "Sorpresa, sorpresa".

10 comentarios:

  1. Pues ahora que lo dices... toda la razón!

    ResponderEliminar
  2. Estooo... acaban de quedar segundo y tercero en el Tour dos hermanos de Luxemburgo, los Schleck.
    Aunque mirándolo bien, igual son parte de la conspiración y realmente no son de Luxemburgo... Habrá que investigar ;-)

    ResponderEliminar
  3. Jaja, yo creo que han pedido la nacionalidad luxemburguesa para acallar rumores. Tengo entendido que se han llevado un buen pellizco por decir que son de allí pero, en el fondo, son de Cuenca.

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que no existe.
    Y tengo serias dudas acerca de San Marino pero bueno no quiero ahondar en el problema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. :) me gusta mucho tu descripción de perfil.
    Yo la verdad es que me creo casi todas las leyendas urbanas.
    Lo de los yogures... claro, es matafórico en realidad. No sabía que existían chicles de canela. Te sigo ;)

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja. Creo que todos/as tenemos algún lugar que, no se sabe cual es la razón, creemos que no existe. En mi caso, se trata de Palencia, ciudad que durante muchos años para mí era una invención. Hasta que, un buen día, le dieron currele allá a una amiga y marchamos a verla... A pesar de esto, aún tengo mis dudas y creo que me engañaron y, en la señal, cambiaron la "V" por la "P".

    Besicos legendarios

    ResponderEliminar
  7. Precisamente para contar a capas está la poesía :)

    Te cuento: los conciertos en las casas se hacen en Madrid (sí, soy de aquí también) hasta hace 2 años (al menos que yo sepa). El show en cuestión se llamaba "Live in the living" y se solía hacer 1 o 2 veces al mes en distintas casas que la gente dejaba para el evento. Los artistas son variados, pero generalmente de la escena indie (Russian Red, Mercromina, etc...), y lo llevaba una chica llamada Pilar.

    Te dejo la página web donde se organizaba todo y donde hay un correo de contacto para más información: http://www.liveintheliving.es

    Parece que hace mucho que no actualiza, pero los conciertos estaban genial, la verdad. Espero repetir si se vuelve a poner en movimiento.

    Espero que te haya servido de ayuda.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Sally! Qué alegría leerte de nuevo, y qué original entrada. Los luxemburgueses son gente muy discreta, no quieren llamar la atención sobre sí mismos, porque parece ser que es un lugar idílico y muy pacífico, y no desean que se llene de turistas y se corrompa la paz de su paraíso, ;-) Besos, S.

    ResponderEliminar
  9. ¡ Hola ! Hay lugares que desaparecen del mapa inexplicablemente..sobre todo cuando te vas de vacaciones..ja ja

    Un besito :-)

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante, deberías convertir el asunto en un argumento de cine y vendérselo a la Fox. En todo caso, si germina la ironía de negar la existencia de un paraíso fiscal y te haces a algún dinerillo, contrata un diseñador web para que le de un retoque a esta bendita plantilla tan anacrónica.

    F.N.

    ResponderEliminar